y luego amanece, las lunas son las mismas y se ven tan distintas.

Espero madrugadas que caen como mañanas, no parece que puedan acabar de madurar. Es curioso como olvidas tan fácil como eres olvidado.

Maduran ciertas manías que no puedes apropiarte y aun con ello, defiendes a muerte tu derecho a promulgarlas tuyas.

un canto que semeja un eclipse, una lluvia interminable de ideas humedas que no atinan a desprenderse, un hato de sonrisas a medio esbozar.

Aceptalo.