Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2006.

Rocanroles con jícamo

Aviso: este frente común contra la intolerancia no tolerará jamás de nuevo un título sencishito y carismático. Porque? sabe...

La radio sonaba a todo volumen en la azotea del edificio más rimbombantemente miserable de la más rimbombantemente opulenta barriada de la ciudad. Porque se permitia la sociedad semejantes desigualdades, sobre todo en plenos tiempos electorales? Porque la sociedad esta compuesta de átomos y protones y neutrones y fotones y positrones y confitones y la física así es. Medio caprichosita. El locutor anunció: "...yyyyyy acaban ustedes de escuchar, mis amigochos, la más reciente grabación de The Modern Funk-jazz-hip-hop-tex-mex Band: "Tu dialéctica me hace ricacha, mami" Y recuerden, sigan llamando para que participen en nuestra sensacional rifa de los botones de la camisa del archirecontragalan Melesio Melcacho". Dominga apagó el estereo con el pie y se dio vuelta para quedar boca abajo. El hecho de estar encuerada y con la ventana abierta, sabiendo que en el edificio de enfrente, mas de cuatro mozalbetes, daban rienda suelta a sus ansias con una mano, mientras con la otra sostenian el carísimo telescopio o los binoculares, le tenía sin cuidado. Bueno, la excitaba un poquito. Tomo la lata de refresco y se lo terminó. Mecía su cuerpo despacio y sus nalgas enormes, aceleraban el trabajo manual de los muchachitos, eso si, muy monos y educados todos.

"¡Dominga! ¡Dominga! ¡Te habla mi mamá!"

Abrió de sopeton y la imagen de la mujer le paralizó por un momento (tambien lo que te imaginas, solo que más tiempo)

"Que si, que, que dice mi m-m-ma, que di-dice mi ma, que, hmm, que este, que bajes!"

Fernando creyó que al terminar la frase, el momento tenso se disiparía por encanto, lo cual en el fondo, no le emocionaba mucho: la vista era genial. Pero el dilatamiento pupilar (y el otro) no tenian la menor intención de disiparse. Dominga se paró en la cama y, usando el espejo imaginario de cuerpo entero que quebró el otro hijo de la señora, cuando lo iba subiendo y agachandose al mismo tiempo para verle los calzones, empezó a contemplarse, como autoligandose. Sabia de sobra el efecto que estaba produciendo en el baboso de Fernando.

 


Así

Sueño contigo desde Enero, cuando el frío invernal se confundía con mis ansias,

Sueño tambien desde el verano, deseando sentir calor junto a tu cuerpo...

sueño desde un sueño y despierto soñando, las veces que te sueño son mas que mis quebrantos

asi te imagino, como yo quiero, como no puede ser y como me empecino.

Así te sueño, así te tengo y te retengo, porque así me obligan tus modos, tus ganas de querer ser soñada.

Sueño que me sueñas, igual, así, con la misma insensatez.

Con frío de pronto, con un jueves en la tarde frente a tazas y recuerdos.

Con temblores y temores de encontrar lo que no buscamos.

Así te sueño, así te seguiré soñando, sabré de soñar...

vivo así.




Homenaje

De tantas letras que van volando, uno acaba harto del alma y de la razón. Tanto que a veces, no alcanza a valorarlas en su justa medida. Quiero, humildemente retribuir a todos, por lo menos los de siempre, sin menoscabo de esos que no recuerdo por nombre pero si por el ratito de paz, de llanto o de reflexión que motivan por sus artículos y sus comentarios. Donde podría iniciar este truculento, pero sabroso recorrido? Aclaro desde ahora que el orden de los factores NO altera el producto, el efecto que producen todos y cada uno de ustedes es avasallador e impactante. Comienzo por mi adorada Mariana, que fue mi primer leyente y permanece fiel, pese a todo y pese a nada. Su palabra precisa, caústica y fuerte, no siempre es agradable, pero siempre es agradecible por ser honesta, por no pensar demasiado en la reacción y si en la emoción. Pequeña tijuanense ficticia, te quiero mucho. Junto con este bodoque, apareció por ahi Hadita; bella, frágil, habil con la palabra y presta con el sentimiento. Es una presencia juvenil que refresca con mucha energía las escasas canas del pelón que teclea. DON EDMUNDO DANTÉS: que le digo caballero? Sus elegías me sobrecogen, me estremecen, mas de una vez he tenido que hacer pausas para poder asimilar la potencia de su dicho. Desde esta pequeñisima tribuna, te saludo y te digo solamente: gracias, amigo. No puedo dejar de mencionar con honores a mi cuate Cesar y su mengambreica manera de ilustrarnos y entretenernos con el dato correcto e inutil que llena el vacío que deja el hastío de alguno que otro dia gris de trabajo y rutina. No sois mi bufon, pero como me divertis! Y mi ventana? Que decir de mi ventana azul? Espacio de luz y de sombras, de poesia y erotismo que nos sacude (por lo menos a mi si) como una descarga de sensualidad. Lo he dicho ya varias veces y con gusto lo reitero: te siento muy cerca, te extraño y soy adicto a tus letras y ahora ya a tus bikiños del fin de semana. Ya casi no ha vuelto por aca, pero no es cuestión de reciprocidad: el maestro Gatopardo es todo un ícono en eso de las letras desgarrantes que dejan la piel humeante de sensibilidad. No tengo reparo alguno en declararme su irredento admirador. Mixtli es además de doctora del cuerpo, doctora del alma. No se en que consiste su arsenal terapeutico: como será la penicilina del aliento vital? Ignoro, pero funciona. Otro sanador que recurre de pronto y que me engancha con sus extraordinarias narraciones es Minotauro, genial pata de perro y entrañable complice. Creias que me habia olvidado de ti y que no te iba a mandar tus dos abrazos como siempre? Mi Daan, mi eterna y eterea Daan, que me ha enseñado una faceta nueva y fascinante de la voz de mujer nada sumisa y que ejerce su femineidad con tal determinación que a veces hasta asusta, pero siempre cautiva. Por hoy dejeme trocarle los abrazos por un beso enorme con todo el amor que pueda soportar la trinche conexión. Recientemente se agrega a la colección de entrañables, la isleña Julissa. Comprometida consigo misma, tierna, a veces mas frágil de lo que quisiera pero menos de lo que demuestra, pero siempre sincera. Te mando tambien un gran beso.

A todos gracias, esta chiva armatostecnica de los blogs, ademas sirviome para: Expresar emociones mas seguido, comunicarme con uno de mis artistas favoritos, encontrar algunos amigos desbalagados, sacudirle el polvo a los fantasmas, exprimir puñeteramente la tatema y escribir las idioteces que siempre quise y no tenia en donde, chillar como mocoso al escribir o leer y respirar un poco mas sosegadamente (a pesar de los algunos cigarros que me chuto cuando lo hago) antes de irme a soñar con todos ustedes. Que Dios los bendiga...


Caminos diferentes en situaciones similares

A veces el sol se oculta mas de día y sus rayos permean hasta la madrugada. Un aliento de luz se cuela por la ventana entreabierta de mis miedos y me recuerda que el calor tiene origen pero no destino. Tu ausencia es un pretexto y tus indicios los hallazgos. Te entretejo canturreando con notas disímbolas y armónicas de trovadores desfallecientes. La silueta de la noche no alcanza para cada desvarío. Las preguntas son las mismas y las respuesta siempre llegan antes, parece que se acabó el interrogatorio. A veces el sol nomás no llega y te quedas esperando en el alba, ciego ante la intensidad de la mañana, desnudo ante la luz de las desgracias. Entonces tus caminos se cruzan con los míos, me los dejas temblorosos, sedientos de tu vida y saciados de tu ausencia. Que somos parecidos, que no nos parecemos, que no me parece el parecer, que al cabo el Sol no llega cuando de todos modos no lo esperas. Que a lo mejor no estamos donde somos porque no alcanzamos tal postura, que el donaire es anticuado y un don nadie es lo moderno. A veces los caminos se dibujan y se borran y otras simplemente no aparecen.

Que se hace en estos casos? Que respuesta satisface al inseguro?

A veces el sol no prende, el encargado muere de melancolía, encerrado en el mítico faro de la inconciencia. 


El Crucigrama

Una buena mañana, el encontró en su gaveta un nuevo habitante. Justo es decir que en su gaveta, amplia entre las amplias, eso no era en si mismo una novedad, pero igual le sorprendió. El recién llegado no era del todo desconocido, ya le había visitado en otros tiempos, cuando las ansias verdes caían del árbol y tapizaban el alma como guayabas o peras. El destino de muchas era muy común; la gran mayoría se podrian en el páramo de lo que nunca sucedía. Pese a todo ello, le dió la bienvenida con, digamos cortesía y un genuino interés de rescatar lo rescatable, sin ánimo de molestar. El viejo conocido era de un talante familiar y veleidoso, comodino y molesto, eso si, entrañable y genuino. En ocasiones, incluso necesariamente inoportuno. No era otro más que el sentimiento de lo nuevo, la oportunidad de morder frutos de árboles que creía marchitos. Tal vez por tener aseguradas las provisiones en la cómoda comodidad de su remanso, por saber que solo estirando la mano, podía deleitar su antojo y saciar el hambre, la nueva y vieja conocida sensación, como no, aguijoneada con una pizca de sabor prohibido y peligroso, le resultaba tan tentadora. Dedicó gran parte de su tiempo a pensar en las posibilidades. Escudriño el contenido de la maleta del advenedizo; dudas, inmadurez, miedo, inexperiencia, preguntas, mucha ternura sin usar (incluso en su empaque original) Intentó ser cauto al ir descubriendo todo el bagaje, quiso (en medio de su estupidez) adivinar lo que no estaba ahi, dibujo círculos con líneas rectas, imaginó manchegos molinos en un escenario sin ninguna Dulcinea. Poco a poco, fue internandose en el laberinto recién descubierto y cada vez imaginaba más cercano el encuentro con un corazón, que latía al ritmo de su nombre. La realidad siempre supera a la ficción y encontró un alma palpitante por otro andante caballero. El hallazgo fue brutalmente sencillo y sencillamente brutal. El fruto elegido, el que habia cuidado con tanto esmero y devoción, que había abonado con lunas, estrellas y nostalgias, fue autocosechado en beneficio de otro agricultor del inexistente villorrio. El aun solloza su infortunio, en medio de la nada y al amparo de su cómoda comodidad. Sirvió para revalorarla? No podrá saberse hasta que las simientes prendan de nuevo. Las cosechas de la noche se siembran en Enero y se levantan de madrugada. No bastan dos corazones humeantes para generar una pasión. El agua de la lluvia se diluye en dos oceános, reclamando propiedad al río de nadie y de todos. Las almas poseen un sentido abstracto y bizarro de la justicia que siempre, siempre pasa por la escasa cordura de un tonto enamorado de quien no debe. 


Pancho haciendo panchos

La cerveza ya se habia calentado y sabia a rayos, pero el profesionalismo se impuso y terminó la tarea. La luna le recordó que ya era de noche, como en otras ocasiones el sol le iluminaba de mañana. Tal profundidad de razonamiento le dio sed y pidio por sexta vez la última. Exprimió medio limon en la botella, derramando la mayor parte por el cuello y dejando micheleado adecuadamente el mugroso mantel de la cantina. La rocola sonaba sabroso, pero le dio flojera tratar de recordar la letra de la cancion o quien cantaba. Fermin insistia en el dialogo filosofico que habia perdido hacia la tercera helada, por lo que el solo respondia entre dientes algo parecido a un "Claro, por supuesto!" y movia periodicamente la cabeza, a veces de arriba a abajo, otras de izquierda a derecha y las mas hacia donde fuera, igual Fermin seguia en su rollo. El solo imaginaba su figura tierna y frágil. Le pidió disculpas por llevarla, aunque fuera en imagenes febriles a tan bajo escenario. Brindo por ella junto con Fermin, por motivos evidentemente distintos. Las lagrimas proferian sabor salado al brebaje. Fermin se calló por fin.

hoy por la tarde

Hoy por la tarde mi voz te alcanzó con un millar de lamentos que, mudos, gritaron lo que no atrevía a declarar y, muerto de miedo, sabía inutil. Hoy supe de nuevo, viejo amigo, a que sabe el sabor de lo que no pruebas nunca y siempre saboreas. Hoy mis lágrimas no pudieron ser lo que en mi tortura significan y se secaron secas e invisibles a tus pies. Hoy por la tarde el cielo estuvo mas bajo que nunca y toque una estrella y tuve que dejarla en brazos del miedo y la infortuna de los caminos que no abren por toda causa y por ninguna, desgracia o corrección, dilema o salvación. Hoy tus labios estuvieron tan cerca que de lejos me dejaron con las palabras en donde nunca y las ansias como si nada, temerosas de herirte con tanta sincera vehemencia. Hoy te dije lo que callaba sin poder evitar. No se si me escuchaste, el miedo y la desconfianza cerraron tres nubes, la ultima murió entre tus brazos y mi corazón marchito de culpa.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next