Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2007.



Desfase mensual

Cuando suponias que  la vida habia olvidado cobrarte las facturas que, iluso, olimpicamente ignorabas esperando su pronta e inevitable desaparición, te manda un cobrador. Este asume diferentes formas, pero todas, todas, inoportunas, desesperadas, y eso si: altamente eficientes. Esperas el cielo azul y la tormenta cae. Sueñas con un micro oasis de paz y te pierdes mas en tu particular desierto. Sigue caminando, no hay desviaciòn ni retorno válido: todos te vuelven a donde mismo. El solitario reclamo sería a ti mismo; el eterno tropezar con la misma desgastada piedra. El protagonismo de tu vida, pues. Es uno. Ciego de conciencia, sordo ante tu voz. El corazón o el higado o la médula te alertan siempre. El caso omiso que haces para no hacer que tenga caso nada. Este parece y promete, seguramente en vano, ser el ultimo vaso roto, la ultima botella en el oceano de la desesperanza. Quemar las naves o seguir navegando en una barca que irremisible, hundese. Cuento con tu simpatia y tu paciencia. El espiritu original esta por ahi, debe estarlo. Ojala me eches una linea y cooperes para regresar a lo que prometía y se fue diluyendo con el paso de las lágrimas. El tiempo se queda... Se nos perdio Julio, por cierto. Quedo huerfanito de letras y no se pudo recuperar. A ver si el octavo nos cardinaliza las entrañas y reacomoda un poco el desgarriate hormonal? afectivo? cognitivo? existencial? Te extraño y nunca dejaré de hacerlo. Me dueles pues tu ida y vuelta hacian un eco en mi páramo de ideas que se fueron complicando y dejando de trocarse en blanco y negro, quien sabe por que (Suspiro burlon) Embrion de anciano prematuro y carente de fe, supongo (anhelo, RUEGO) un futurito menos lejano y mas cordial, mas entrañable y mas presente. Sobre todas las cosas, menos solitario.

Mariano, su personaje y tres desvaríos más

El agua le llegaba tres o cuatro dedos por encima del tobillo, suficiente humedad para acabarlo de entumecer. El semaforo por fin cambio y dio paso, cual debe, a la andanada de preclaros y civilizados automovilistas que, humanitariamente, terminaron de empaparlo. Un pensamiento mordaz y poco oportuno, se estremeció, tal vez para sacudirse el exceso de agua. Solo le produjo jaqueca. Por fin llegó al carro y ni siquiera se apuro a abrir. Cuando se sento, quiso prender un cigarro y desistió, pensando en lo problemático de juntar el amasijo de papel, tabaco, agua y filtros que logro entresacar de la bolsa de la chamarra, para asesinarse decentemente. Empezaba a bajar la ventanilla para sacudirse las manos, cuano lo vió. Primero de reojo, quizas queriendo no verlo. Luego un poco mas fijamente y por fin, rendido fijo la vista. El solo le sonreía timidamente y esbozo un medio gruñido, medio grito que, sorpresa!, intento ser un saludo.

-Que pedo

-Se lo_ssaco_nsumido el tiempo, jefe. Que jais...

-Lo fino no se te quita, verdad?

-Uy Uy Uy, perdon su majestad! pos de cuando aca?

-No ya en serio, que quieres?

Silencio raro, que no incómodo, mas bien raro, en el que ninguno atinaba, no digamos a articular algo ingenioso sino a dejar salir el aire acumulado. Por fin, Mariano insistió:

-Entonces que?

-Que de que?

-O no empieces...

-Pos no termines...

A pesar del aguacero, el sol brillaba en todo lo alto de las vecindades. Calzones, garras y trapos adornaban el paisaje urbano-ecléctico de la gran metropoli. El efecto visual era interesante, la luz solar se reflejaba a travez de las gotas de agua y al pasar por los cristales de los autos, producia hazes irregulares y multicolores, que, afortunadamente, nadie notaba. Solo el agente de transito que se arrimo ver al interior, se quedo un ratito con la boca abierta llamando a las Asistencias médicas y mirando el inesperado y para el incomprendido espectaculo, mientras Mariano en medio de su solitaria crisis convulsiva, lograba por fin estrangular al inverosímil invitado de toda su vida.

No hay comentarios. Comentar. Más...



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next