El paso por estos lados no siempre resulta cómodo. Hay ocasiones en que te sorprende y asusta, te estremece y sacude, aunque en ocasiones te halaga, te mima y te hace pensar que no todo es tan negativo. Te comento esto pues las personas, esos pequeños humanitos que somos, en los que nos convertimos o en los que nos vamos a convertir, producimos ese tipo de efecto. Lo peor que te puede pasar es que no pases, que nadie te note, que nadie sienta tu paso. Supongo que todos aspiramos a la trascendencia, a ser algo importante por lo menos para alguien. Si sucede con algunos, pues que mejor. Bueno, hoy me avisaron que alguien que paso, y fuerte, por mi vida, que me toco con su magia y su estilo especialisimo, pasó. Ya no está. Y respetando todo lo que dejo, a pesar de lo corto de nuestra coincidencia en este berenjenal, solo puedo celebrar el haber conocido a personaje de tan alto vuelo y, haber podido compartirlo un poquito. Fue, como buen humanito, imperfecto y con su particular coleccion de demonios y fantasmas, pero no estaba solo en ello. Asi que sin juicios ni prejuicios de nada, le digo no adios, sino hasta al rato Don Piri. No nos desespere mucho a Don Dios, que lo espera de seguro...