Cuenta inequivoca de retache, echale un poco de talento y un mucho de paciencia, se van de todos modos. Calculando la distancia o el tiempo o el numero de hojas o de ojeadas al calendario, tristemente percibes como es inutil intentar apresarlo, aprehenderlo o si acaso, notarlo. Me faltan dias, que crecen y permutan, mueren y renacen. Entre tanto y mientras nada, las sensaciones no cambian e igual lastiman e incomodan... a estas alturas parece que ya no importa tanto el efecto que tu puedas producir o la manera en que reacciones. Se trata de poner el higado de las emociones (hay otro?) a tono para metabolizar con precision de alcoholico lo mas rapido posible, aquello que, ya sabes, es imposible.